Las desilusiones provocan un vacío interior

En un mundo perfecto nunca nada saldría mal. Nadie lastimaría al otro. Nunca nos equivocaríamos. Todas las cosas tendrían sentido en nuestra vida.

Un mundo caído lleno de vacuidad

Pero, ¡lo cierto es que vivimos en un mundo muy diferente! Nuestro mundo está quebrado; ha sido dañado por el pecado. Eso nos puede hacer sentir vacíos e insatisfechos.

La Biblia nos dice que todos han pecado. Nos hemos apartado de la gloria de Dios y en vez de vivir vidas de perfección, pasamos de un sueño vacío al otro. El dolor del vacío interior es insoportable de llevar.

Dios lo comprende. Por eso envió a su Hijo, Jesucristo, para ayudarnos a vencer ese vacío interior y encontrar plenitud en Él. En primer lugar, Jesús nos da su perdón por el pecado que causó ese vacío. Luego, nos da nuevas fuerzas para sobreponernos al dolor que otras personas caídas y vacías nos causan.

Cambiar nuestro vacío interior por confianza

Cuando depositamos nuestra confianza en Dios, Él promete darnos nueva vida. ¡No tienes por qué andar por la vida solo/a! Dios puede caminar contigo. Jesús prometió incluso darte un Consolador, un Abogado que estará contigo en cada momento difícil de la vida: el Espíritu Santo. Jesús dijo en Juan 14:15-18: “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes. No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes” (Nueva Versión Internacional).

Nuestro mundo seguirá siendo vacío y caído, por el daño que causó el pecado, pero nosotros podemos vivir como personas que han sido sanadas del vacío interior por el amor y la misericordia de Jesús. Cualquiera sea tu situación, puedes encontrar el sentido de realización.

Lo Que Sigue

Nos gustaría que nos des la oportunidad de ayudarte a responder cualquier prgunta que tengas sobre la fe o sobre seguir a Cristo. Tenemos conectores preparados para responderte.

shares